Manual de cachorros Capítulo 3. Socialización de cachorros

Esta serie de artículos ha sido creada para dar soporte con explicaciones sencillas y básicas a nuestras familias educadoras de cachorros y otras personas interesadas en la educación de sus cachorros.

En este blog os explicamos cómo socializan nuestros futuros perros de asistencia, siempre desde la seguridad y procurando que tengan buenas experiencias gracias a nuestras familias educadoras

Futuro perro de asistencia en el aeropuerto

SOCIALIZACIÓN 

Desde los 2 hasta los 5 meses aproximadamente los cachorros pasan por un periodo de desarrollo crítico. Una fase en la que desarrollan su carácter y sientan las bases de su relación con el mundo.

Se llama periodo crítico porque:

  • Si se llevan sustos a esta edad quedarán grabados en su memoria.
  • Todo lo que no conozcan a esta edad les resultará más difícil en el futuro.

Por eso, entre los 2 y los 5 meses debemos ocuparnos de que el cachorro tenga muchas experiencias pero que siempre sean positivas. Debe aprender a confiar en las personas, a relacionarse con otros perro y animales y descubrir todos los estímulos que en el futuro verá a diario.

Socialización con personas

Es muy importante que antes de los 5 meses el cachorro haya tenido buenas experiencias con todo tipo de personas (niños, mayores, hombres, mujeres, personas de diferentes etnias…) Una de las formas de garantizar que la experiencia sea buena para el cachorro es hacer que todas estas personas le den de comer al cachorro algo que le guste mucho (pavo, queso…)

También es importante trabajar la socialización con personas con diferentes atuendos o complementos (uniformes, barrenderos, bolsas de la compra, gorra, abrigos grandes, bastones, sillas de ruedas, grupos de niños, etc). En todo caso seguiremos la misma estrategia, hacer que estas personas den de comer al cachorro siempre que sea posible.

Si se llevase un susto, es importante no alejarnos de lo que le ha asustado hasta que no esté tranquilo. Hablarle con voz animada, evitando abrazarle, cogerle en brazos, etc. Se trata de quitarle importancia al suceso y conseguir que lo interprete como algo bueno y divertido.

*Ver apuntes contracondicionamiento en “Cómo aprenden los perros”

Socialización con perros

Un perro de asistencia para un niño con Autismo no puede tener ni pizca de reactividad (comúnmente llamada agresividad) hacia otros perros. Imaginemos a la familia del niño con su perro en el parque, un conflicto con otro perro puede suponer un problema enorme pues la misión del PSNA (Perro de Servicio para niño con Autismo) es poner las cosas más fáciles a la familia.

Los conflictos entre perros suelen tener su base:

  • Una mala socialización que haga que el perro no sepa comunicarse bien con otros perros (poner límites, entender cuando otros perros piden espacio, etc)
  • Miedo o muchos estrés ante otros perros (por haberse llevado algún susto de pequeños). El miedo no siempre se traduce en huída. Un perro con miedo puede atacar porque se sienta amenzadado.
  • Protección de recursos, al esterilizar a nuestros perros reducimos la testosterona que a veces facilita este tipo de problemas. Pero es otro punto a tener en cuenta.

En primer lugar los cachorros deben comprender que son perros y cómo comunicarse con sus iguales. Esta es la razón principal por la que hasta las 8 semanas deben permanecer junto con su madre y el resto de la camada. Esa fase es básica para todo lo que vendrá después.

Una vez el cachorro es separado de su camada es importante que mantenga contacto regular con otros perros para que aprenda a comunicarse mejor, descubra perros de razas y tamaños diferentes, etc.

Es importante tener en cuenta que hasta que no tenga todas las vacunas de cachorro deberemos controlar que sólo juegue con perros que sepamos que están sanos y vacunados. Podrá jugar con estos perros en sitios privados (nunca parques ni espacios donde no sabemos qué perros han pasado).

Otro aspecto que debemos cuidar es con qué perros juega nuestro cachorro. Debemos buscar perros equilibrados que jueguen de manera tranquila y que no tengan malas reacciones hacia el cachorro. Un gruñido informativo puede ser aceptable pero nunca debemos dejar que juegue con perros demasiado pesados, que muerden o son bruscos con el cachorro.

No se debe llevar sustos, un ataque de otro perro en la etapa de cachorro puede suponer que tenga miedos o respuestas inadecuadas en el futuro.

Además, por sus articulaciones será preferible que juegue con cachorros de su edad o perros de su tamaño para evitar un sobre-esfuerzo.

Os recordamos que, sobre todo hasta los 5 meses, es fundamental que el perro tenga muchas experiencias siempre y cuando sean positivas.

Elegir buenos compañeros de juegos para nuestro futuro perro de asistencia y controlar el juego (detenerlos si se empiezan a poner bruscos) son dos aspectos fundamentales para que un cachorro llegue a ser un adulto sociable y equilibrado. Puedes ver más en el capítulo de juego con otros

Brownie y Tiramisú, perros de asistencia

Socialización con gatos.

Los gatos son animales con los que muchos de nuestros Perros de Asistencia van a convivir. Es importante que su relación con ellos sea buena y desde la calma. Debemos evitar que se lleven sustos y, para evitar que desarrollen su instinto de caza, les daremos de comer algo rico cuando vean al gato para que aprendan a prestar atención a otra cosa (la comida) cuando un gato sale corriendo cerca de ellos. Si repetimos esto muchas veces, nuestros labradores nos mirarán para pedir comida cada vez que vean un gato.

Socialización con otros animales.

En la medida de lo posible procuraremos que vean caballos, patos, conejos… Seguiremos la misma mecánica que con los gatos. Es decir, daremos de comer procurando que se sienten o estén calmados ante los diferentes animales.

Evitaremos siempre que se lleven sustos. Acercarnos lentamente y con comida es siempre una estrategia para valorar cómo está el cachorro y poder trabajar todos los estímulos diferentes.

Futuro perro de asistencia en el Metro

Puede que te interese…

MANUAL DE CACHORROS CAPÍTULO 9: PASEO CON CORREA

MANUAL DE CACHORROS CAPÍTULO 13. QUÉ HACER SI MI PERRO SE ASUSTA

¡Gracias familias educadoras por vuestra labor! Es increíble la labor que estáis haciendo para ayudar a nuestros niños con Autismo.

¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos una gran familia y estamos aquí para ayudarte.

Afíliate a nuestra newsletter y te mantendremos informado/a.

COLABORAN

DONACIONES

SÍGUENOS

© DogPoint 2020 · Creas aquello en lo que crees · CIF G-87505145 · info@dogpoint.es

Aviso Legal - Política de Privacidad - Política de Cookies

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies