Manual de cachorros Capítulo 5. Condicionamiento operante

Esta serie de artículos ha sido creada para dar soporte con explicaciones sencillas y básicas a nuestras familias educadoras de cachorros y otras personas interesadas en la educación de sus cachorros.

En este blog seguimos aprendiendo distintos tipos de aprendizajes y metodologías. De esta forma entrenar a nuestros futuros perros de asistencia para niños con autismo es más fácil para nuestras familias educadoras.

Perro de asistencia entrenando

Condicionamiento Operante

Este es el tipo de aprendizaje más conocido, del que más se habla. Castigar o premiar… Esa es la cuestión.

«Dar chuches»… «Reforzar al perro»… «Trabajar en positivo»… Se habla mucho hoy en día de condicionamiento operante aunque debemos tomar con cuidado mucho de lo que oímos.

Técnicamente hablando, dar chuches no tiene por qué ser reforzar… Tampoco es al perro a quién se refuerza y desde luego, desde un punto de vista teórico, un collar eléctrico también podría ser una herramienta de «trabajo en positivo»… Entonces ¿Qué es reforzar?

UN POQUITO DE TEORÍA (pero ya veréis que fácil):

Los procesos de reforzamiento, y de castigo, son parte de los aprendizajes asociativos, en concreto del Condicionamiento Operante.

Dentro de una estructura cronológica de un proceso de reforzamiento tendríamos:

A- Antecedentes (cosas que pasan, estímulos, es decir… le digo al perro «Sienta»)

B- Conducta (lo que el ser, en este caso el perro, hace… Se sienta)

C- Consecuentes (lo que ocurre cuando el animal da una conducta… Le doy algo que le guste)

Hasta aquí todos nos lo sabemos ¿Verdad?

Os hablaba de aprendizaje asociativo… Es decir que tras varias repeticiones el animal acabará asociando que ante el estímulo A, si hace B, aparece C…

El reforzamiento es por definición tan simple como «La relación funcional operante básica del reforzamiento es la siguiente: cuando un tipo de conducta (R) es seguido de un reforzamiento (Er) habrá un incremento en la frecuencia de ese tipo de conducta en el futuro»(Michael, 2004)

De esta definición hay dos cosas SÚPER IMPORTANTES con las que quiero que os quedéis:

1. Si la conducta se repite es que está siendo reforzada (si no, estaréis «dando chuches»).

2. Es sobre la conducta sobre lo que aplica el reforzamiento, no sobre el perro (esto os parece ahora muy insignificante pero cambia la perspectiva y cuando hablemos de castigo lo va a cambiar todo).

Entonces el refuerzo positivo…

Como lo estáis entendiendo tan tan bien os voy a colar un poquito más de teoría que ya veréis como os acaba gustando… Según «El reforzamiento positivo ocurre cuando una respuesta es seguida inmediatamente por la presentación de un estímulo, y como resultado, respuestas similares ocurren con mayor frecuencia en el futuro».

Me quedo de esta definición con dos aspectos:

1. INMEDIATAMENTE. Para que exista una asociación, para que hablemos de contingencia algo FUNDAMENTAL es el tiempo de demora… Para que se os quede en la cabeza (esto no es científico pero os va a ayudar) unos 5 segundos entre la conducta y el consecuente para tener la certeza de que el aprendizaje será el correcto.

Pensad que nos somos plantas… Desde que «doy la conducta» hasta que se presenta el estímulo seguiré haciendo cosas y cuánto más tiempo pase conductas habré dado y entonces… ¿A consecuencia de cuál de esas aparece el estímulo que detona el reforzamiento?

2. Me enamora esa letra cursiva en «presentación». Algo importante que tenemos que tener en cuenta es que una conducta sea reforzada o no a veces está en nuestra mano pero otras muchas no…

El perro que tira y consigue llegar al lugar en el que se presenta el olor de otro perro que buscaba oler…

El perro ladra y a consecuencia de ello se presenta la atención de su dueña diciendo suavemente «Tobías, shhhh que es muy tarde, ven»…

Entonces es importante entender el reforzamiento como algo global que ocurre como parte de los aprendizajes y que da como resultado que algunas conductas aparezcan con mayor frecuencia… En ejercicios como el sienta pero también en conductas que no deseamos…

Miel, perra de asistencia de una niña con autismo

Algo que nos gustaría recalcar: aunque se haya nombrado en este artículo el collar eléctrico, desde DogPoint nos posicionamos en contra del uso de estos materiales como «herramienta de trabajo».

¡Gracias familias educadoras por vuestra labor! Es increíble la labor que estáis haciendo para ayudar a nuestros niños con Autismo.

¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos una gran familia y estamos aquí para ayudarte.

Afíliate a nuestra newsletter y te mantendremos informado/a.

COLABORAN

DONACIONES

SÍGUENOS

© DogPoint 2020 · La tribu que cuida de las personas para mejorar el mundo

CIF G-87505145 · info@dogpoint.es

Aviso Legal - Política de Privacidad - Política de Cookies

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad